EUROPA HA MUERTO ¿NOSOTROS Y NOSOTRAS QUÉ HEMOS HECHO?

By Maider Carrere

Esta unión de palabras que hago tiene como propósito reflejar una cuestión que me ronda en la cabeza hace ya unos meses: nosotros y nosotras, jóvenes de diferentes organizaciones de Europa (algunos con más destacado desarrollo e implantación social que otros), estamos siendo testigos de la muerte del incipiente proyecto de Europa por la que trabajamos. Ya hace muchos años que se alejó de lo que hubiese sido nuestra Europa, la Europa de los pueblos; pero hoy, no sólo nos separan unos cuántos nudos de aquella orilla, sino que el trasatlántico en el que íbamos está naufragando.

Soy una extraña entre extranjeros que con una serie de complicidades tejen (tejéis) la red europea en ese entorno de Bruselas.  Digo que soy una extraña, porque nunca me veréis entre vosotros y vosotras trabajando por algo que sinceramente creo que no es nuestro; hoy vuelvo a subrayar, que éste no es el sistema europeo por el que nosotras y nosotros nos unimos. Este sistema sólo alimenta al poderoso, mientras las diferentes minorías se nutren de las migajas que dejan los grandes gigantes de la política económica.

Estos meses estamos asistiendo a la defunción de Grecia y he observado con estupor a la escasa articulación de la juventud europea para desarrollar un plan de denuncia social… porque las personas jóvenes tenemos unas líneas sociales que nos guían ¿no? La justicia social, la lucha contra el empobrecimiento, el internacionalismo de base como parte dentro del europeísmo que asimilamos, deberían ser nuestras líneas, líneas de trabajo para colaborar en la erradicación de sistemas que patetizan a pueblos, que empobrecen a la sociedad y que condenan al mundo.

Con estas cuatro líneas quiero animaros a que estéis donde estéis, tengáis un puesto laboral en Bruselas o no, o en cualquier otra institución, os animéis a quitaros las corbatas y los tacones, y veáis las fotos de Atenas aunque sea por un segundo. Si es que sois jóvenes, si es que detrás de todo protocolo sigue habiendo una persona joven, en cuestión de segundos entenderéis el porqué de mi preocupación y la escritura de estas líneas. Porque no sólo con fe cambiaremos Europa; porque la lucha activa en las causas son las que nos ayudarán a construir una Europa de los pueblos, solidaria y justa con las causas que duelen al mundo. La denuncia y sobre todo, el trabajo, la lucha por erradicar la esquilmación social debe ser prioritaria para cualquier persona joven. ¿No estáis de acuerdo?

Advertisements