Comunicado sobre el proceso de paz en Colombia

logotipo-si-por-la-paz-firma

Hoy, si el pueblo Colombiano ratifica el acuerdo de paz firmado por el Presidente Santos y el líder de las FARC-EP “Timochenko” el pasado 26 de septiembre, el conflicto armado más importante de Latinoamérica llegará a su fin.

Tras más de 56 años de conflicto armado en Colombia, la paz ha prevalecido. El conflicto armado colombiano, no sólo ha sido uno de los más largos de la historia contemporánea, sino que, además, su complejidad ha dificultado que durante décadas se pudiera entablar negociaciones. Reducir el conflicto armado colombiano a una guerra civil entre el Gobierno y las FARC, sería simplificar algo mucho más complicado. Este conflicto ha enfrentado en sus más de cinco décadas de historia a diferentes gobiernos, diferentes guerrillas de izquierdas, grupos de “autodefensa” de extrema derecha y carteles del narcotráfico. Todos ellos implicados en mayor o menor medida, pero todos ellos causantes de víctimas y de dolor en el pueblo colombiano.

Desde la Alianza Libre Europea de Jóvenes (EFAy) nos alegramos por el pueblo colombiano, pues a partir del 2016, afronta un futuro de paz, convivencia y normalización política. Nos alegramos de que este largo conflicto armado no haya acabo mediante injerencias militares estadounidenses, ni con políticas de represión a diferentes fuerzas políticas.

Las experiencias de este proceso de paz, refuerzan el mensaje de que la mejor forma de acabar con un conflicto de índole política, es mediante la negociación. La represión, la negación, el odio, y la agresividad sólo pueden conducir a más violencia. El pueblo colombiano ha demostrado que la negociación, la confianza en el antiguo enemigo y la perseverancia son las claves para el éxito de la resolución de un proceso de paz.

Como reconocimos en nuestra Asamblea General celebrada en Aiacciu (Corcega) en Abril de este año, a través de una moción presentada por la organización vasca Gazte Abertzaleak, aplaudimos el esfuerzo tanto del Gobierno del Presidente Santos, como del equipo negociador de las FARC-EP y animamos al resto de guerrillas a entablar conversaciones de paz con el gobierno colombiano.

Por otra parte, debemos condenar la hipocresía de ciertos gobiernos respecto del proceso de paz colombiano, entre ellos notablemente, los gobiernos español y francés. Estos gobiernos apoyan inequívocamente la paz en Colombia, pero rehúsan plantearse un proceso serio de desarme de ETA y de normalización política en Euskal Herria. Desde la Alianza Libre Europea de Jóvenes condenamos su hipocresía y su falta de valentía, pues un proceso como el colombiano traería iguales beneficios para la sociedad vasca.

Un acuerdo de paz, que rehúye de situaciones de “vencedores y vencidos”, y que en cambio, está basado en el respeto, la memoria, el perdón y la convivencia, no puede ser más que beneficioso para el pueblo colombiano. Desde la EFAy pedimos al pueblo colombiano que vote SÍ en el plebiscito, para que desde el lunes 3 de octubre, disfrute de la paz; y también para que pueda mirar a su pasado y sentirse orgulloso de un proceso de paz ejemplar.

Advertisements